Las porciones hacen la diferencia

¿Estas de acuerdo que no es lo mismo una cucharadita que una cucharada, o una rebanada de manzana que toda la manzana? Sin duda, ¡el tamaño si importa!

¿Te ha pasado que llegas al cine pides unas palomitas y sin cuestionarte si tienes o no hambre y sin darte cuenta te las acabas? Muchas veces comemos de manera casi inconsciente y sin pensar si la cantidad es mucha o no, sencillamente es la que se sirve o la que viene en el empaque, o peor aún pensamos que las palomitas “engordan” cuando la realidad es que depende de cuantas palomitas consumes, que más comes y cuanta actividad física realizas.

Según el Consejo Europeo de Información Sobre Alimentación (EUFIC) hay pruebas claras de que las porciones de muchos alimentos han aumentado con el paso del tiempo, así mismo estudios comprueban que la mayoría de las personas se acaban todo lo que esta en el plato, sin importar si están o no satisfecho. Ambos factores han contribuido al desafortunado aumento de la obesidad a nivel mundial. Sin embargo, al hablar de bajar o controlar el peso muchas veces no se consideran. Es por esto que te ofrecemos algunos tips para controlar las porciones que comes. Recuerda no hay alimentos buenos o malos, si no cantidades excesivas o combinaciones inadecuadas.

· No comas directamente del empaque, ya que por un lado no sabes exactamente cuanto estas consumiendo y por otro, los estudios del Dr. Wansink demuestran que comes mayor cantidad con ésta práctica. Sin importar lo que sea, sírvete en un plato o vaso. Notarás la diferencia.

· Si estas en un restaurante, pregunta los tamaños de las porciones y si es muy grande compártelo con tu acompañante.

· Analiza la vajilla de tu casa, el tamaño de los platos también ha aumentado con el tiempo lo que lleva a que nos sirvamos más cantidad, usa con más frecuencia los platos de postre o los mal llamados platos de “ensalada”, que ironía pensar que de lo que más hay que consumir según el Plato del Bien Comer es verdura y fruta y el plato es más pequeño. Si es necesario cambia a platos y vasos mas chicos.

· No te saltes ninguna comida, ya que si lo haces cuando llegues a tu próxima comida tendrás mucha hambre y es más difícil cuidar el tamaño de la porción.

· Prueba a servirte menos que lo acostumbrado, cuando termines piensa si realmente tienes hambre, muy probablemente te darás cuenta que no necesitabas tanta comida.

· No te quedes con el antojo, por ejemplo, de un delicioso pastel de chocolate, mejor controla la porción, ¡disfruta cada bocado! Estudios en la Universidad de Cornell demuestran que los primeros bocados son los que más se disfrutan, así que no hay necesidad de comer de más. Por otro lado si no te lo comes y te reprimes, cuando finalmente lo haces la probabilidad de que comas de más es mucha.

· Cuidado con las “botanas” que vamos comiendo poco a poco mientras estamos conviviendo por que sin darnos cuenta comemos mucha más cantidad de la que necesitamos.

· Por último práctica la alimentación consciente, es decir, come despacio, pon atención a los sentidos, el olor, textura, sabor, etc. Escucha tus señales de hambre y saciedad y al servirte o ver el plato de tus alimentos piensa si realmente es la cantidad que quieres, más vale servirte otra vez que comer de más.

Controlar las porciones te ayuda no solo a comer lo que realmente necesitas, si no a poder incluir todos los alimentos y platillos que te gustan. ¡Vale la pena!

Categories: Blog

Sé la primera en dejar tu comentario

Deja un comentario

Note: Comments on the web site reflect the views of their authors, and not necessarily the views of the socialchef internet portal. Requested to refrain from insults, swearing and vulgar expression. We reserve the right to delete any comment without notice explanations.

Su dirección de email no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*