Balance, también en el ejercicio.

La práctica de ejercicio o actividad física es uno de los hábitos saludables que todos deberíamos incorporar en nuestra rutina diaria. Debido a que el estilo de vida actual nos lleva más bien a un estilo de vida sedentario, encontramos cada vez más información y programas que nos alientan a movernos más y a hacer más ejercicio, para disfrutar de una vida más saludable. Es por ello, que es difícil plantearnos la posibilidad de que podamos hacer ejercicio en exceso.

Hacer 30 minutos de actividad física moderada al día, se considera suficiente para reducir riesgos para la salud como diabetes, colesterol elevado e hipertensión arterial; sin embargo si aumentamos el tiempo o la intensidad del ejercicio, no necesariamente aumentamos su efecto positivo sobre la salud. De acuerdo a expertos de la Universidad de Columbia en Estados Unidos, cuando el entrenamiento deportivo, no profesional, supera las 7.5 horas semanales, este puede ser dañino para la salud mental.

Aquellas personas que realizan ejercicio en exceso aumentan el riesgo de padecer lesiones musculares, cansancio crónico, problemas de sueño, depresión y otras condiciones ligadas a una disminución en la función del sistema inmunológico.

Existen 3 aspectos que debemos cuidar cuando practicamos ejercicio más allá de la recomendación de 30 minutos al día, para evitar tener efectos contraproducentes en nuestra salud:

  1. Evitar el sobreentrenamiento. Un programa dirigido que combine de manera personalizada la duración e intensidad de la actividad física ayuda a evitar los excesos en la práctica del ejercicio. Sin éste los deportistas pueden sufrir un detrimento importante de su rendimiento y su salud que puede tomar semanas o meses en recuperarse.
  1. Cuidar la alimentación. Las personas que realizan más de 60 minutos de ejercicio al día deben poner especial énfasis en su alimentación; ya que de otra manera es fácil que caigan en deficiencias de nutrimentos esenciales como el hierro y el zinc. De igual forma, es importante que su alimentación les provea de la energía necesaria para sustentar su actividad física.
  1. Descansar. La recuperación después de la práctica de ejercicio es importantísima para tener un rendimiento deportivo óptimo y suele ser pasada por alto por aquellos deportistas no profesionales que deben realizar infinidad de actividades adicionales a la práctica deportiva. Por lo que es importante hacer una planeación de recuperación como parte de nuestra actividad física.

Si eres una persona que realiza ejercicio de manera regular, asegúrate de además de disfrutarlo, estar obteniendo los mayores beneficios posibles mediante la moderación y la planeación. ¡Evita caer en excesos!

“Una persona que se ejercita de manera saludable organiza su actividad física alrededor de su vida; una persona dependiente o adicta organiza su vida alrededor del ejercicio”. El Psicólogo deportivo Ian Cockerill de la Universidad de Birminham en Inglaterra.

Con información de: WebMD

Categories: Blog

Sé la primera en dejar tu comentario

Deja un comentario

Note: Comments on the web site reflect the views of their authors, and not necessarily the views of the socialchef internet portal. Requested to refrain from insults, swearing and vulgar expression. We reserve the right to delete any comment without notice explanations.

Su dirección de email no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*