El sabor gran aliado de la alimentación

Últimamente cuando se habla de una alimentación saludable o de si algo es muy nutritivo o menos nutritivo dejamos de lado el sabor, como si fuera secundario, sin embargo esto es un gran error y es una de las principales causas por las cuales muchas dietas para bajar de peso fracasan.

La premisa es sencilla: Si no nos gusta o no esta rico no lo vamos a comer, a lo mejor lo intentamos algunas veces, pero a la larga acabaremos por no comerlo y si nos privamos de algo que nos encanta el día que “nos damos permiso” comemos de más.

¿Sabías que para que una alimentación se consideré correcta también tiene que satisfacer nuestra dimensión psicológica, es decir, nos tiene que dar placer, lo cual no esta peleado con que también nos nutra, al contrario, somos personas integrales y como tal la alimentación nos debe satisfacer biológicamente, psicológicamente y socialmente.

Al respecto se han realizado diferentes investigaciones científicas, por ejemplo en el FMI (Food Marketing Institute) se hizo una encuesta donde preguntaban cual era la razón más importante por la que escogerías un alimento y la primera razón fue el sabor, la segunda nutrición y la tercera el precio. Otros estudios científicos nos dejan claro que parte del gusto por ciertos alimentos es genético, según la revista “Physiology and Behavior” – Es posible que heredemos algunos gustos o predilecciones por diferentes alimentos y esto explica que tengamos más apetencia por la carne o por el pescado, o más aversión por un alimento u otro. – Así mismo la Dra. Phillips dice que la influencia genética juega un papel muy importante. Cuando nacemos, tenemos preferencia por los sabores dulces, y rechazamos aquellos sabores amargos o agrios. Esta parcialidad en las preferencias de sabores tiene raíces evolutivas. Los alimentos dulces, como las frutas, son fuentes de nutrimentos y energía y por ello estamos predispuestos a su consumo, otro gran ejemplo es la leche materna, alimento ideal para el bebe tiene un sabor dulce. Por otro lado, los sabores agrios son más comunes en la toxinas de algunas plantas, por ello, es difícil que nos identifiquemos con este tipo de sabores y, generalmente, no nos gustan.

Sin embargo también es cierto que vamos cambiando y aumentando nuestras preferencias con la edad, De hecho, muchas personas adultas han experimentado esta sensación, y aquellos alimentos que no les agradaban nada de pequeños, como puede ser el pescado, alguna verdura o la fruta, les acaban gustando con los años.

Así que a partir de hoy, deja atrás las culpas de comer algún postre o alimento que disfrutes mucho, lo que es importante es tener una alimentación equilibrada que contenga alimentos de todos los grupos en proporciones adecuadas y por supuesto cuidar las cantidades, igual de importante es que no te olvides de la actividad física como parte de tu rutina diaria. Experimenta y disfruta los 4 principales sabores dulce, salado, amargo y ácido, incluso se pueden combinar lo que también dará variedad a tu dieta.

No lo olvides, ¡Disfruta al máximo tus comidas!

 

Fuente: Alimetria

Categories: Blog

Sé la primera en dejar tu comentario

Deja un comentario

Note: Comments on the web site reflect the views of their authors, and not necessarily the views of the socialchef internet portal. Requested to refrain from insults, swearing and vulgar expression. We reserve the right to delete any comment without notice explanations.

Su dirección de email no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*