El sueño, factor importante en el rendimiento deportivo

En general sabemos que el sueño sirve para que nuestro cuerpo se recupere del esfuerzo que realizamos en los períodos de vigilia previos a dormir y se prepare para el funcionamiento de nuestro siguiente período despiertos.

Se sabe que el sueño de un individuo tiene un impacto importante en su funcionamiento; por ejemplo reducir el sueño a menos de 6 horas por noche durante 4 o más noches consecutivas afecta negativamente el rendimiento cognitivo y el estado de ánimo; produce trastornos en el metabolismo de la glucosa, la regulación del apetito y la función inmune. Por lo tanto, la recomendación general para prevenir cualquiera de estos trastornos es de 8 horas diarias.

Hablando de deportistas, se sabe que un período de sueño adecuado es un componente esencial en la preparación y recuperación de entrenamientos y competencias.

Falta de sueño:
Se considera que la falta de sueño debe de ser mayor a 30 horas continuas para tener un impacto en el rendimiento anaeróbico de un deportista de alto rendimiento; mientras que el rendimiento aeróbico se afecta después de 24 horas. Hablando de rendimiento, los esfuerzo sostenidos y repetidos se ven más afectados que un solo esfuerzo al máximo. Sin embargo, al evaluar otros factores como estados de confusión, vigor, fatiga y estado de ánimo general, la afectación negativa por falta de sueño se presenta siempre.

Privación parcial de sueño:
Existe evidencia que indica que después de dos noches de privación parcial del sueño las actividades sub-máximas prolongadas pueden afectarse más que los esfuerzos máximos, particularmente después de las primeras dos noches de sueño “incompleto”. La funciones motoras gruesas como fuerza muscular, potencia pulmonar y resistencia tienen menor afectación que aquellas que funciones que se basan en rapidez de reacción, funciones cognitivas y estado de ánimo.

Aumento de sueño:
Un pequeño número de estudios sugieren que aumentar la cantidad de sueño (mas de 10 horas) de un atleta puede mejorar su rendimiento significativamente.

Siestas:
Los atletas que sufren algún grado de falta de sueño pueden beneficiarse de una siesta breve, particularmente si deben completar alguna sesión de entrenamiento en la tarde o en la noche. Las siestas pueden reducir notablemente la somnolencia y pueden ser beneficiosas cuando se aprenden habilidades, estrategias o tácticas en sujetos con falta de sueño. Tomar siestas puede ser beneficioso para los atletas que rutinariamente deben levantarse temprano para entrenar o competir y para los atletas que no duermen lo suficiente.

Podemos concluir que además de la alimentación y el entrenamiento, los deportistas deben tener buenos hábitos de sueño que les ayuden a explotar al máximo su rendimiento deportivo.

Con información de:
Sports Science Exchange (2013) Vol. 26, No. 113, 1-4

Categories: Blog

Sé la primera en dejar tu comentario

Deja un comentario

Note: Comments on the web site reflect the views of their authors, and not necessarily the views of the socialchef internet portal. Requested to refrain from insults, swearing and vulgar expression. We reserve the right to delete any comment without notice explanations.

Su dirección de email no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*