Una rutina de ejercicios de tres tipos te traerá enormes beneficios

Uno de los hábitos indispensables para tener un estilo de vida saludable es ser activo físicamente y por lo tanto, el ejercicio es nuestro gran aliado. Una vez que nos decidimos a hacerlo parte de nuestra rutina diaria, es deseable que realicemos una mezcla de ejercicios aeróbicos (cardio), de fuerza y de elasticidad para potenciar los beneficios que obtenemos de cada uno de ellos.

Los ejercicios aeróbicos aumentan nuestro consumo de oxígeno y por lo tanto el gasto de energía. Se recomienda hacerlo por lo menos 3 veces por semana a intensidad moderada. Entre sus beneficios más conocidos están:

· Aumenta la resistencia cardiovascular y por lo tanto la salud de nuestro corazón.
· Mejora la respiración al reforzar los músculos que se utilizan en este proceso.
· Incide en la salud de los músculos al mejorar su irrigación sanguínea.
· Mejora sistema inmunológico y la salud mental ya que libera endorfinas, que ayudan a reducir el estrés, la depresión y la ansiedad.
· Aumentan nuestra energía. Aunque pueden hacernos sentir cansados a corto plazo, a largo plazo aumentan la resistencia y reducen la fatiga.

Los ejercicios anaeróbicos son aquellos que aplican resistencia a los músculos y se recomienda realizarlos por lo menos dos veces por semana. Además de aumentar la capacidad, fuerza y potencia muscular, también mejoran la salud de los huesos y articulaciones. Pero hay mucho más:

· Retrasa la pérdida de músculo natural que sucede a partir de los 30 años (sarcopenia).
· Mejora la calidad del sueño
· Ayuda a mejorar la composición corporal y control del sobrepeso y obesidad. Al aumentarse la masa muscular, se incrementa el metabolismo basal y por lo tanto nuestro gasto de energía durante todo el día.
· Mejora el rendimiento en los ejercicios cardiovasculares al mejorar el desempeño del músculos necesarios para realizarlo
· Ayuda a reducir la presión cardiaca y por lo tanto, también la salud del corazón.

Los ejercicios de elasticidad mejoran la capacidad de movimiento de los músculos y las articulaciones. Se recomienda realizarlos antes y después de cada sesión de los otros dos tipos de ejercicio. Entre sus ventajas están:

· Incrementan la capacidad de amplitud de los movimientos e incluso pueden ayudar a aumentar la fuerza y flexibilidad muscular.
· Favorecen la coordinación motora y mejoran la postura
· Ayudan a la recuperación post-ejercicio favoreciendo la regeneración muscular.
· Mejoran la concentración y la respiración.

Ahora ya lo sabes, la variedad en el ejercicio, al igual que en la alimentación también hace la diferencia.
Con información de: ILSI

Categories: Blog

Sé la primera en dejar tu comentario

Deja un comentario

Note: Comments on the web site reflect the views of their authors, and not necessarily the views of the socialchef internet portal. Requested to refrain from insults, swearing and vulgar expression. We reserve the right to delete any comment without notice explanations.

Su dirección de email no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*